1 de julio de 2009

La buena palabra escribirá el poema

Homenaje a Pablo Guerrero.
08/06/2009. Sala Galileo Galilei, Madrid.


Fue hace más de tres semanas, ya lo contaron Rodolfo Serrano, el que fuera el presentador de la noche, Víctor Alfaro, y el propio organizador del evento, Francisco Espinosa.

Aquellos días fueron frenéticos para mí y no encontraba el momento de sentarme a buscar las palabras. Subí todos los vídeos aquí. Y ahora que tengo tiempo de sobra no me salen las letras.

Pablo Guerrero sigue totalmente en activo, con su último disco "Luz de tierra", el proyecto conjunto con já "Guerrero Álvarez", sin parar de escribir poemas y regalando recitales como aquella delicia compartida con Moncho Otero y Rafa Mora la primavera del año pasado en el Libertad8. No para de trabajar, ni de recibir homenajes y muestras de cariño y reconocimiento como el premio "A toda una vida" que la academia de la música le otorgó hace unos meses, o el disco de versiones que sus compañeros de oficio grabaron hace dos años bajo el sello discográfico de Ismael Serrano, "Hechos de Nubes". La otra noche algunos de los participantes en el disco y otros muchos cantautores se subieron al escenario a interpretar canciones de toda la carrera del extremeño.

Meses antes Espinosa me había dicho que estaba preparando el concierto, pero cuando me enteré de la fecha me llevé una doble alegría. Dejó de ser un concierto para convertirse en una pseudo-fiesta de cumpleaños adelantada (a las doce de la noche comenzaba mi acercamiento a la treintena), y mandé un e-mail a mi "familia madrileña" para invitarles a que compartieramos esa noche de música, aunque no conocieran al homenajeado, y casi a ninguno de los que iban a pasar por el escenario... me parecía una bonita manera de acercarles a "mis cosas", les expliqué que era un homenaje a un cantautor de los que escucho desde pequeña en casa, y que estarían Ismael Serrano y Pedro Guerra y algunos de esos de las nuevas generaciones de los que tanto me escuchan hablar.

La veintena de artistas que pasaron por el escenario esa noche fueron presentados certeramente por Víctor Alfaro, que tenía palabras de cariño y mini-reseñas biográficas para todos, haciendo tan fluidas las idas y venidas de músicos con los consecuentes reajustes técnicos que llegaron a pasar desapercibidas. En el último momento se cayeron del cartel Chaouen y Olga Andrés, y se sumó Nino Sánchez, que abrió la noche con el tema "Amapolas y espigas", con el que Pablo se presentó al Festival de Benidorm allá por 1969.

Cómo bien dice Espinosa en su crónica, cada uno haríamos nuestra propia selección para la noche... a mi me faltaron unos cuantos indispensables: Javier Álvarez, por el último proyecto compartido y tantas otras colaboraciones... Olga Román, que suele ponerle coros... el gaditano Javier Ruibal, cuya versión del "Paraíso ahora" me parece de lo mejorcito del "Hechos de Nubes", así como Luz Casal o David Broza (el cual imagino seguirá en Israel con el espectáculo conjunto con Mayumaná)... pero sobretodo me faltaba Luis Pastor. Al verle entre el público pensé que terminaría subiendo al escenario. Cuando terminó el concierto pude felicitarle (curiosa casualidad cumplir años el mismo día que uno de tus cantautores más admirados, si) y comentarle lo que me chocó su ausencia en el cartel... y cómo se convirtió en presencia, teniéndole justo ahí, sentado delante de mí, haciendo coros en "A cántaros"... los más lindos, de esos que crees que nadie escucha y nacen sentidos desde lo hondo.

Las dos mujeres de la noche me dejaron con la boca abierta, Esmeralda Grao musicó el poema "Mujer plural" y María José Hernández acompañada por Antonio Toledo interpretó una de mis canciones preferidas del extremeño, "Dulce muchacha triste"... otra de mis preferidas fue la elegida por Joaquín Lera, "Volar es para lo pájaros" (cuya autoría Pablo comparte con el desaparecido Hilario Camacho), así como "Cómo un rincón de sol en la cabeza" interpretada por los Lobo (tremendo el cariño y la admiración desprendido de las palabras de Fernando hacia Pablo, "ejemplo de poeta y de persona"). Rafa Mora y Moncho Otero musicaron como ya han hecho otras tantas veces los versos de "Cruzo el puente de un poema", mientras Abuin salió al escenario acompañado de una bailarina en "La ciudad del nómada" y Espinosa me sorprendía con "Yo no se lo que eras" (en lugar de "Buscando a Moby Dick", que era la que yo esperaba), Marwan y Lucas arriesgaron a capela forzando el acento en "Extremadura", y Javier Bergia, Pedro Guerra e Ismael Serrano tocaron las mismas que en el disco del pasado año, "Pepe Rodríguez el de la barba en flor", "Teo" y "A cántaros" respectivamente. Me dejo a otros muchos que hicieron suyos los versos de las canciones de Pablo Guerrero, pura poesía los cante quien los cante... Cordoba, Fraile, Prieto, Maroto, Batanero...

El concierto terminó minutos antes de la medianoche, con todos ellos encima del escenario arropando al homenajeado mientras leia un poema... una larga y cerrada ovación de reconocimiento al extremeño... la buena palabra escribirá el poema.

No hice ninguna foto... aquí se pueden ver algunas.

3 comentarios:

Liedchen dijo...

...qué sorpresa esta piedra.

Tuvo que ser muy especial, sabía que lo contarías con mucho cariño.

Vaya regalazo de cumpleaños.

Un besote

VICTOR ALFARO dijo...

Hola Jara, con unas semanas de retraso paso a comentarte un par de cositas:
La primera: FELICIDADES!!!!! aunque sea con mucho retraso, muchas muchas muchas felicidades. Y gracias por todo lo que nos aportas a través de tu blog. Ya te lo he dicho más veces, pero no me cansaré de repetirte que me descubre mucha más música de la que yo te descubro a ti. Gracias.
La segunda: el otro día estuve cenando con Fran Espinosa, Carlos de Abuín, Bergia, Pablo Guerrero y nuestras respectivas parejas en una cena maravillosa en casa de Carlos. Hablamos de ciertos "reproches" de algunas personas que no entendieron que Luis Pastor u otras personas estuvieran en el escenario ese día. Yo incluso me lo preguntaba. Fran, me explicó tranquilamente que su idea era homenajear a Pablo desde el lado de sus discípulos, no de sus coetaneos. Todos los que se subieron al escenario (Excepto Nino, que fue una "obligación") eran más jóvenes que Pablo... por ahí van los tiros...
Un enorme abrazo Jarita!

Jara dijo...

Ya vi fotos de esa cena por facebook ;) Lo mío no es un reproche, es duda (y amor incondicional por Luis Pastor, jejeje)... ya me contó Espinosa lo de su planteamiento inicial del homenaje.

Feliz verano muchachote!