1 de enero de 2012

Fernando González Lucini... a tu vera, siempre a la verita tuya...

Creo no equivocarme al afirmar que la gran mayoría de los visitantes de este humilde blog conocéis el trabajo de Fernando González Lucini, el mayor entendido en canción de autor en lengua española (o cómo él mismo se define, sencillamente: amante de la canción), pero hoy voy a atreverme a presentároslo formalmente, aunque ya he hablado varias veces de él y sus proyectos por aquí (sirva esta actualización también para inaugurar una etiqueta dedicada a él: fernando gonzalez lucini).

El pasado viernes visité de su mano la exposición que tiene instalada hasta el 13 de enero en la Sala de Exposiciones del Centro Cultural Federico García Lorca de Rivas Vaciamadrid, "... Y la palabra se hizo música", y después de inmortalizar el momento, decidimos cruzarnos unos "cuelgues" el uno a la vera del otro, a ver que salía... cosa que para mi es un regalo y a la vez un reto. Espero estar a la altura... allá voy, por orden cronológico.



Era mayo de 2006, volvía a casa dando un paseo con mi madre para despejarnos después de que en el hospital volvieran a darme noticias regulares, y nos encontramos con Pablo Guerrero entre un grupo de gente. Tuvimos la suficiente intuición cómo para saber cual era el motivo de su visita a Salamanca y dónde encontrarle... entre letras, en la facultad de Filología Hispánica, en una conferencia sobre "Poesía, poesía musicada y música". Junto a Pablo, una profesora de la facultad y Fernando González Lucini, el autor de aquellos libros que llevaban años en casa, y de aquellos dos primeros tomos de reciente edición que acertadamente mi padre (aish mi padre...) me había regalado las navidades anteriores, y también el director de la exposición que unas semanas antes había visto en la Biblioteca Nacional de Madrid, y al que, por cierto, yo no había puesto cara hasta entonces. Recuerdo aquella tarde con total transparencia, una bocanada de aire fresco, me sacó del estribillo para llevarme a la estrofa, y me dejó grabada a fuego la palabra vigencia.


Exterior de la exposición
Biblioteca Nacional de Madrid (2006)


Habían pasado más de cuatro años de aquello cuando, a finales de 2010, Lucini se suma a la blogosfera con "Cantemos como quien respira" (http://www.fernandolucini.blogspot.com). Desde el minuto cero me declaro fiel seguidora de todos y cada uno de sus cuelgues, y en febrero de 2011, después de un concierto de Moncho Otero, Rafa Mora y Pablo Guerrero en el Libertad8, tras haber cruzado mensajes por su blog y facebook, es él quien llama mi atención y nos acariciamos brevemente... Me enseña (sin saberlo, o mejor dicho, sabiéndolo, pero sin que yo lo note, no olvidemos que es pedagogo) que a los versos hay que tratarlos con la calma necesaria, reposadamente y me saca un poco de esas ansias de vídeos y más vídeos con forma de espiral en la que se estaba convirtiendo mi canal youtube y mi manera de vivir y sentir la música en directo.

Me anuncia entonces que está organizando un Homenaje a Gabriel Celaya el 25 de abril en Galileo, CIEN DE CELAYA, de esas cosas importantes que merecen atención por encima de lo urgente, hago malabares con las planillas del trabajo para estar... y finalmente estoy, todo un lujo... me acerco a los versos del vasco, entre el palpitar generoso de los siempre jóvenes cantautores.


Fernando G. Lucini en el Homenaje a Gabriel Celaya
Sala Galileo Galilei, Madrid (2011)


Pasan los meses, abandono mi blog y los de los demás, me pesa no encontrar la calma necesaria para exprimir sus "cuelgues" y participar más activamente en los "cantijuegos" que semanalmente propone.

Octubre, Marwan presenta su nuevo disco en la Joy Slava, y volvemos a encontrarnos, fugazmente.

Le sigo la pista, es diciembre y su espíritu emprendedor, incansable, está preparando una exposición en Rivas... Yo estoy en Madrid haciendo transbordo de mis vacaciones y me asomo a conocer el Micro Abierto Libertad 8, y allí está él, anunciando que en unos días se inaugura la muestra. Una lástima no poder estar... generoso, me propone verla con él como guía... me parece demasiado y casi hasta me avergüenza, pero no puedo rechazar la oferta.

Perfecto broche musical para mi 2010, "el año Lucini".
Las algo más de dos horas que compartimos despiertan en mi una especie de síndrome de Stendhal, me sobrecoge tanta belleza, tanta entrega, tanto entusiasmo, tanta sensibilidad... y siento que lo poco que creía saber sobre la canción de autor en realidad no es nada y me dan ganas de agarrar la libreta y apuntarlo todo. Por momentos me paralizo sin saber muy bien a dónde mirar, y encuentro en su sonrisa ancha y el brillo de sus ojos, entre anécdotas, lugares, fechas, nombres propios y pseudónimos, la pasión por la vida, la poesía y la música... y veo mi reflejo a lo lejos, muy a lo lejos, en chiquitito y cargado de humildad.

Sin duda habérmelo encontrado por el camino va a marcar un antes y un después en mi relación con la canción de autor. Nacer en el año de ese cartel que hay tras nosotros dos en esa foto (exactamente en 1983) supuso no vivir toda esa historia política y social del país que con tanta naturalidad él me cuenta... que él recuerda y que las canciones retratan... y yo siento la obligación de revisitar y hacer mías. Voy a mirar atrás... y adelante, y lo voy a hacer a través de su blog y sus libros.

Así es cómo me acerco a él, a su vera, con los cinco sentidos, dispuesta a no desaprovechar ni una pizca de toda la poesía y la vida que comparte... y le ofrezco, ahora públicamente y por escrito, mi pequeño granito de arena para ese "Centro de Documentación de la Canción de Autor" que está naciendo... mis manos, cómo las de la cubierta del "Pongo en tus manos abiertas" de mi querido Víctor Jara, sinceras, abiertas, humildes y dispuestas a darle todos los cuidados a esa semilla recién germinada.

En definitiva, un referente en todos los sentidos, un ejemplo de entrega, coherencia, sensibilidad, compromiso, cariño y generosidad... un regalo sus libros, sus discos, sus palabras, sus latidos... un lujo sentirle cerca, estrechar fuerte nuestras manos... compartir... como quien canta... como quien respira.



Fernando G. Lucini y yo en la exposición
"... Y la palabra se hizo música" Rivas Vaciamadrid (2011)

5 comentarios:

fernando lucini dijo...

Nunca había leído nada tan bello y tan generoso sobre mi persona... ¡Jara!... sólo una cosa... ¡seguimos juntos, como no!... Te quiero.

Romano dijo...

Dos grandes,,,(acabo de poner en tu face de Jara,sin saber de esta crónica).
Suscribo todo lo escrito por ti Jara sobre el increible Fernando que tuve el gusto de conocer en Madrid el año pasado,fue muy generoso conmigo y me demostro la humildad que solo tienen los grandes de verdad...

Les envio a los dos un abrazo calido cargado de amistad y me sumo a la reivindicación y defensa de la buena música o sea la Canción de Autor,,,

Feliz 2012 !!! alla vamos,,,

aliciainlondonland dijo...

Jara, qué bonito!!! Me encantan las entradas de ambos...me encanta verte tan ilusionada en el comienzo de 2012, esa es mi niña!!!
Gracias por ser mi guía en el mundo cantautoril también...
Te quiero

6alilea dijo...

Sois los dos pura vitalidad e ilusión... ya sólo por eso yo os admiro no sabéis cuánto.

Me parece precioso, esto que habéis hecho : ) Una manera muy especial, musical y humana de empezar el 2012.

Besos a ambos.
Y a seguir!!
: D

síl dijo...

uno para el otro... y los cantautores nunca morirán... ni la pasión...ni la vitalidad... ni el sentimiento de corazón...
larga vida a los dos... y que se cumplan todos vuestros sueños... seguro que el centro será una bonita relidad

un abrazo y música para la lucha