23 de julio de 2008

Si me miro en el espejo no se si pasa el doble de tiempo

Me da la sensación de que ya lo he dicho todo sobre Andrés Sudón... de que me repito al hablar de sus conciertos... de que conozco todas sus canciones... pero no. Cada día es diferente, mas bien lo mismo pero que va a más... así es que he creado su etiqueta en el blog... su música se merece eso y mas... por no hablar de sus ojos, sus ¿quetales? sinceros y los postconciertos (el de ayer tenía buenísima pinta al fresco en la calle... lástima el cansancio y el madrugón de hoy).


También es verano en el Santa Ana... ayer eran menos que otras veces los parroquianos... pero en su lugar la barra estaba ocupada por unos guiris que seguramente andarán estos días por aqui haciendo un curso de español. Además el Pléyades, otra fuente de público para los conciertos de Andrés, está de campamento... pero el Máfeking este año no se marcha hasta agosto, así es que allí estaba medio kraal. Y toda esa gente que pasaba por la calle y se asomaba timidamente a la puerta, atraidos por la guitarra de Andrés y el violonchelo de Óscar, como los ratoncitos hipnotizados de Hamelin.

"Siempre toca las mismas pero seguimos viniendo"... me susurraban mientras tocaba los primeros acordes de la canción que hizo con el poema de Raúl Vacas. Claro que las hay relativamente nuevas, pero a nosotras, que tenemos una cita mensual con él, nos parecen las de siempre... Ansiedad... la dedicada a Patricio (por cierto, Ale, si lees esto, andará por BsAs en agosto)... o la de Silvina Magari.

Mientras escribo esto, escucho el directo en el Savor (del 2004, cómo pasa el tiempo!!) y pienso que con Andrés tengo lo que podríamos llamar el efecto "perspectiva del día a día"... como cuando miro la planta de mi habitación y me parece la misma de siempre... hasta que un día la veo en fotos pasadas y compruebo que al principio no era mas que una hierbita.

Andrés crece así, como mi planta, día a día, y a mi me encanta sentirme espectadora cercana del proceso... está grabando disco nuevo y da gusto verle no solo impaciente, también radiante, resplandeciente, contento con el estudio y con el técnico, su amigo Bena (el mismo que grabó "Cantautores en Lavapiés"... a la escucha en su myspace).

Sus canciones hablan de personas y dudas... están cargadas de metáforas... siempre que las escuchas descubres un par de versos nuevos... por ejemplo, ayer en "Agua de limón"... Si me miro en el espejo no se si pasa el doble de tiempo... y de sexo, también habla de sexo, hasta tiene una canción porno-bonita-contundente (o algo así) titulada "Escúpeme tus pétalos"... un clásico que se llama "Mariposa gutural"... un blues... la canción en inglés subtitulado para la que estamos diseñando una coreografía... y hasta una canción de amor de invierno que toca en pleno julio... y Salamanca, mucha Salamanca, que me hace sonreir de vuelta a casa al pasar por la catedral imaginándome a las viejas crispadas.



Por cierto, lo recordaré a su debido tiempo, pero id apuntando... la tarde-noche del 10 de agosto, en la Ermita del Viso de Monterrubio de la Armuña... Concierto bajo las estrellas de Andrés Sudón, Fernando Maes y Fernando Álvarez.

1 comentario:

Kika... dijo...

Yo soy muy fan de Andrés Sudón también... aunque por Madrid está más complicadito verle...

muchos besos, tu blog es muy bonito!
K