20 de agosto de 2008

-Disculpen, me están ofendiendo, soy musulmana.

Trabajo en el servicio de rehabilitación especializada de un hospital público de mi provincia, soy fisioterapeuta, y no solo doy masajes, utilizo muchos otros medios físicos, entre ellos la electricidad.

Llevaba unos días fallando el sistema de vacío del aparato de corrientes interferenciales (mas comúnmente conocido como "las ventosas"), cosa que, cada cierto tiempo suele ocurrir, ya que durante toda la mañana no paran de funcionar y de tanto uso terminan estropeándose.

Tanto mis compañeras como yo teníamos nuestros trucos para hacer que la máquina siguiera funcionando, pero hoy se volvieron locos los sensores de seguridad y se negó a dar una sola descarga mas, así es que la hemos metido en una caja y la hemos mandado a mantenimiento, cruzando los dedos para que no tarden tres meses en traerla de vuelta.
En lugar de las interferenciales he tenido que utilizar otras corrientes, unos TENS... y les he explicado a los pacientes detenidamente que son unas corrientes diferentes, que la sensación que ellas notan es un poco distinta, y el efecto tampoco es exactamente el mismo, pero "si no hay pan buenas son tortas".
Entonces dos de ellas ha comenzado a quejarse:
-La culpa la tiene Zapatero, si en vez de darle tanto a los moros nos lo dieran a los cristianos...
Mientras tanto yo he seguido dando un ultrasonido a otra paciente en esa misma sala, mirándonos con cara de circunstancia y sin hacer ningún comentario... reconcomiéndome por dentro, pensando en que soy su fisioterapeuta, no su profesora de clase de ciudadanía, ética o moral, que tengo mas educación que ellas y no tenía porque entrar al trapo.
Ellas dos han seguido con el tema, escandalizadas con las pateras que no paran de llegar a "nuestras" costas, ayer mismo dos mas... lo ladrones y zánganos que son todos los inmigrantes... y la de derechos que tienen y como colapsan los servicios sociales.
Estaba pensado en hacerlas recapacitar sobre lo mal que deben de estar los inmigrantes en sus paises como para decidir jugarse la vida en busca de algo mejor, o recordarles que hubo muchos españoles hace no mucho tiempo que también emigraron, es probable incluso que algún familiar suyo fuera alguno de los que se marcho... en explicarles que los medios de comunicación nos alienan y estamos equivocados, que llegan muchísimos mas inmigrantes en avión que en patera, o que son las cotizaciones de los inmigrantes las que hacen que se puedan seguir cobrando las pensiones.
Pero para entonces la conversación ya había derivado a lo mal que huelen los moros... entonces no he podido mas, he mirado cómplice a la paciente del ultrasonidos, he girado la cabeza hacia ellas dos y les he dicho:
-Disculpen, me están ofendiendo, soy musulmana.

2 comentarios:

6alilea dijo...

Qué grande, Jara... Algo parecido me pasó hace tiempo en el metro con un señor que se empeñaba en asegurar lo malas personas que son los homosexuales y lo bien que yo le había caído (como dato diré que el señor en cuestión era fan aférrimo de la Aguirre y no dudaba en demostrarlo). El hombre me lo había puesto a huevo. Sólo me faltaron un par... para hacer lo mismo que tu. Me habría encantado verle la cara. Pero preferí cerrar la conversación con un rotundo perdóne pero no estoy de acuerdo e ignorarle.

Me indigna la gente que cree tener ciertas verdades

ilsa dijo...

Ole por ti, Jara!!!

Cómo dice 6alilea, ojalá nos atreviéramos a sentenciar con este tipo de frases ante los intolerantes, pero es tan difícil perforar con palabras esas cabezas tan duras...